Tecnología en Control Industrial: Profesionales comprometidos/as con el desarrollo socioproductivo del país

Fundada en 2002 con el objetivo de formar profesionales de nivel táctico y como una evolución del antiguo Técnico Universitario, la carrera de Tecnología en Control Industrial de la Facultad Tecnológica se destaca por su formación de calidad, enfocada en los desafíos actuales de empresas productoras públicas o privadas en los ámbitos de la gestión productiva, logística y de calidad, y comprometida con el desarrollo social y productivo del país.

El programa tiene una duración de seis semestres que conducen al grado académico de Bachiller y al título profesional de Tecnólogo/a en Control Industrial. Destaca por su larga trayectoria, instalándose como una carrera sin competencia directa en el área de Control Industrial, según menciona el jefe de carrera, Rodrigo Gallardo, quien destaca la calidad de sus egresados/as y la formación integral entregada en el plan de estudios:

“Los alumnos logran desarrollar en su período de estudios capacidades analíticas, reflexivas y de autoaprendizaje en la disciplina que facilitan su inserción laboral, aportando al diagnóstico, análisis y mejora de procesos y sistemas productivos en los ámbitos de la gestión de producción, gestión de calidad y gestión logística”, comenta.

Malla curricular acorde a los desafíos actuales

La carrera contempla el diseño y aplicación de sistemas que controlan el comportamiento de los procesos productivos, así como también las decisiones tácticas que faciliten y aseguren el óptimo desarrollo de las operaciones dentro de una empresa o industria.

Refiriéndose al plan de estudios el docente, Jaime Lizana, remarca que  la malla curricular se encuentra acorde a los tiempos modernos y en sintonía con países desarrollados del área tecnológica.

“Esta malla contempla conocimientos que hoy día requiere necesariamente la actividad industrial en nuestro país o en el extranjero: la gestión eficiente de procesos productivos, visitas a plantas industriales con diversas actividades económicas, control de calidad a procesos y productos; además de la gestión logística en todas sus áreas, como logística integral (compras o abastecimiento, almacenaje o almacenamiento, inventario y distribución). Esto se complementa para el/la estudiante con modelos de resolución de problemas prácticos y reales, los que se aplicarán para cualquier actividad indyu8ustrial o de servicios”, detalla.

Asimismo, el profesor Lizana enfatiza que el cuerpo académico se centra en profesionales con altos cargos y experiencia en el área pública y privada, lo que permite que la diversidad de conocimientos en la industria sea traspasada al estudiante, permitiéndole enfrentar de mejor manera su ingreso al mercado laboral.

“Todo este abanico de conocimientos, más las habilidades blandas que adquiere, permiten a la Industria aprovechar a este profesional en diferentes áreas, y a la vez permite al estudiante un desarrollo sostenible”, destaca.

En esta misma línea Mauricio Pacheco, estudiante de último año, asegura que una de las principales fortalezas de la malla, además de la calidad y cantidad de conocimientos y áreas abordados en el programa, es la calidad de sus profesores. “La mayoría trabaja dependiente o independiente, eso nos da un plus en el conocimiento entregado debido a que nos transmiten sus experiencias laborales junto con el programa que entregan en cada asignatura. Gran parte de los conocimientos que adquirí de los ramos y de las experiencias laborales de los docentes me han servido para desarrollarme como futuro profesional”, valora el alumno.

Perfil de egreso: versatilidad profesional y reconocimiento en el campo laboral

Como declara el jefe de carrera, la versatilidad de la disciplina y del plan de estudios permite a los y las egresadas incorporarse a cualquier tipo de empresa, ya sea de manufactura o de servicios, pública o privada. “A diferencia de otras áreas, la gestión de operaciones y particularmente las áreas de especialidad de la carrera están presentes en todos los sistemas productivos, es decir, en todas las empresas se debe gestionar la producción, calidad y logística”, sostiene.

Claudio Orellana, egresado el 2007 y quien actualmente se desempeña como coordinador de Planificación en Nestlé, comparte la opinión del académico respecto a la versatilidad profesional y destaca además el ambiente estudiantil y formación integral que entrega la Universidad de Santiago, enfatizando en el carácter más de “terreno” de los profesionales de la Usach.

“En el área de Tecnología en Control Industrial se ve esa diferencia al competir con otros profesionales provenientes de otras universidades. Percibes que eres más de terreno, tienes más cancha como profesional y empiezas a competir incluso a nivel de Ingeniería. En nuestro caso, nosotros somos facilitadores o muchas veces somos quienes tienen que supervisar o formar equipos de trabajo, y el perfil de la Universidad nos permite hacer sentir a nuestros equipos que tienen un líder y no un jefe”, explica.

Añade que “por eso quizás somos tan requeridos y la carrera siempre ha tenido muy buena recepción por parte de la industria; de hecho muy pocos estudiantes que salen están sin trabajo. La carrera tiene muy buena empleabilidad, creo que eso tiene que ver con el perfil tan versátil y las capacidades que tiene el tecnólogo”.

Finalmente, respecto a la continuidad de estudios, Gallardo menciona que la carrera permite también que los y las tituladas puedan optar a programas de prosecución de estudios en la misma Universidad, destacando que la mayoría de ellos/as opta por continuar en carreras de Ingeniería en Ejecución industrial, Comercial y otras.

Para más información: https://admision.usach.cl/Tecnologia-Control-Industrial y https://www.tci.usach.cl/