Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y Salud / Terapeuta: profesionales comprometidos con los desafíos actuales

La carrera de Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y Salud / Terapeuta en Actividad Física y Salud, nace en el 2002 como un proyecto que tiene como objetivo  formar profesionales que se especialicen no solo en el tratamiento de las diferentes patologías asociadas al sedentarismo y malos hábitos alimentarios, sino también en la prevención a través de la actividad física.

Este plan de estudios, tal como explica el jefe de carrera, Mario Ríos Riquelme, tiene la misión de estar al servicio de la sociedad. Debe desarrollar la conciencia crítica en un ambiente pluralista, enfatizando en la formación integral de los estudiantes y su adecuada inserción a la realidad nacional e internacional, lo que se evidencia con las pre prácticas desde el segundo año de carrera y prácticas profesionales que realizan los estudiantes en diferentes centros comunitarios y de salud.

Además, también participan en operativos de salud durante toda su carrera, lo cual “les entrega una visión de la realidad y les permite ir teniendo una responsabilidad social y una disposición a generar ambientes favorables de trabajo, de respeto y tolerancia por la diversidad”, sostiene.

Formación distintiva e integral

Cristian Muñoz Campos, egresado de la carrera el año 2007, se desempeña desde hace 11 años como encargado de la gestión de la Dirección de Salud de la Municipalidad de Pedro Aguirre Cerda. “Elegí la carrera porque contiene el ámbito de ciencias de la salud y además la riqueza del ejercicio físico.  Es así como conocí Terapia en Actividad Física, que vinculaba lo mejor del ámbito del ejercicio, pero para la salud”, recuerda.

Los Terapeutas en Actividad Física y Salud, tal como su nombre lo dice, tienen la particularidad de mezclar conocimientos de la salud con la parte práctica del ejercicio físico, por lo que poseen una mirada integral. Esto se relaciona con lo que Cristian Muñoz destaca de la carrera. “La variabilidad y herramientas técnicas de alta calidad, el ejercicio físico basado en la evidencia y la alta capacidad de conocimiento de sus docentes, hace que la actividad física y el ejercicio tengan sentido lógico, con los por qué y para qué de manera estratégica”.

María José Aburto, estudiante de quinto año de la carrera, afirma que “tenemos formación en anatomía, fisiología y en neurofisiología, que son cursos igual complicados, pero también tenemos deporte y actividad física”. Así, estos profesionales son capacitados para la evaluación, prescripción y control del ejercicio físico en todo el curso de vida y acorde a las patologías de cada persona, lo cual relaciona directamente la buena salud con la actividad física.

La formación, según comenta el académico Andrés Moreno Villafaña, “es muy potente en las ciencias biológicas de la salud, en programas de mantenimiento y recuperación de la salud y también actúa con absoluta propiedad en el campo de la prevención.” Esta es una característica que distingue a la carrera de cualquier otra a nivel nacional, ya que “mientras el terapeuta es experto en la parte preventiva, el kinesiólogo tradicionalmente ha estado formado para la acción recuperativa. Eso marca la diferencia entre uno y otro profesional”, precisa Moreno.

Estos terapeutas se caracterizan por desempeñarse en diferentes escenarios profesionales, siendo capaces de integrar equipos de trabajo multidisciplinarios, para desarrollar y ejecutar programas de prevención, mantención y mejoramiento del bienestar humano, por lo que se integran a equipos de salud, de educación y deportivos desde su campo de acción del ejercicio para la salud”, añade el académico.

Cercanía en la educación y ejercicio de la profesión

Por otro lado, María José Aburto relata aspectos que la motivaron a optar por esta carrera mientras se encontraba cursando el Programa de Bachillerato en Ciencias y Humanidades de nuestra Universidad, relacionados a la labor humana. “Me interesaba estudiar una carrera en la que yo estuviera en contacto con las personas para poder ayudarlas. Una compañera de la Universidad me comentó que trabajaban también con niños con capacidades diferentes y eso me llamó mucho la atención, porque siento que tienen mucho menos opciones para realizar ejercicio físico de una manera segura”, afirma.

La estudiante destaca “la cercanía de los docentes, nuestro director de escuela y nuestro jefe de carrera que están constantemente preocupados de nosotros”. Esto se evidencia en el reducido grupo de estudiantes, con 20 cupos por generación, lo que permite una enseñanza mucho más personalizada y efectiva que fortalece “la unión que hay entre colegas, ya sea entre estudiantes como también entre egresados, que además te enseña de empatía, responsabilidad hacia la sociedad y que el ejercicio es el mejor medicamento que se le puede recetar a una persona que tiene patologías, puntualiza.

Para mayor información sobre la carrera visita: https://www.admision.usach.cl/Terapeuta